Síndrome de Burnout El enemigo silencioso del Desarrollo Organizacional

Síndrome de Burnout
Pedro se había destacado desde siempre por la dedicación y gusto por hacer las cosas bien en su trabajo, cumplir, asumir cada reto que su jefe el proponía y sacar adelante todos los proyectos que se le plantearan, de verdad podía decirse que le gustaba lo que hacía, sin embargo, desde hace un tiempo Pedro, se nota sumamente agotado, con dificultad para dormir y comer, así como el disfrute natural de sus tiempos de descanso, un pérdida progresiva de interés en proponer cosas nuevas y una sensación de aislamiento social y familiar, “es como si ya no diera más” dice pedro a sus familiares y amigos cuando le pregunta que le pasa, “estoy muy cansado… estoy estresado”…
Antes que nada, debemos entender que es ESTRÉS en sí mismo, el Estrés no se considera una enfermedad. Es más bien, una respuesta del organismo, necesaria frente a diferentes situaciones al ser interpretadas como amenazas, en otras palabras, el estrés es una estrategia adaptativa que nos induce a responder de forma activa.

Estrés

Para afrontar dichas situaciones, el cuerpo debe proveerse de manera rápida de la suficiente energía, y es en este momento donde comienzan a ocurrir diferentes cambios a nivel fisiológico, como el aumento del ritmo cardiaco, la frecuencia respiratoria, aumento del nivel de glucosa en sangre y tensión muscular, lo que permite reaccionar y resistir frente a dichos eventos o estresores; de manera natural y frente a la desaparición de factor desencadenante de este proceso, el organismo debería regresar a un estado de equilibro, una vez superada la situación. Lo que hace interesante y curioso este fenómeno es que, de acuerdo a nuestra personalidad o estilos de afrontamiento, condiciones de trabajo y la valoración que hacemos del “estresor” no siempre esta respuesta desaparece y en algunas situaciones se mantiene de forma constante durante días o semanas, limitando la posibilidad de recuperación, desencadenando multiplicidad de síntomas y abriendo la puerta para muchas enfermedades.

Es justamente esa condición de un estado de estrés prolongado es lo que se conoce como síndrome de “burnout”, de quemado por el trabajo o de desgaste crónico, el cual afecta a uno de cada dos empleados y es la principal causa de ausentismo laboral, según la Organización Internacional del Trabajo.

La vulnerabilidad es mayor en personas para quienes el trabajo es su prioridad, descuidado otras áreas de su vida. Basando su identidad a partir del su cargo que tienen y hace de su empresa y compañero de trabajo su único núcleo social.

Estrés

Sentirse habitualmente cansado, desmotivado y sin ganas de ir a trabajar pese a haber descansado más de siete horas o un fin de semana completo, el sentimiento de estar dejando de lado su vida personal para atender sus tareas laborales, la capacidad para tomar decisiones o responder a los imprevistos, son indicadores claros de este síndrome, Se comienza a llegar tarde a la oficina, la persona no se siente con la energía necesaria para desempeñar sus labores, se altera la memoria y la concentración y que lo que inicialmente daba desafíos y gratificaciones ahora no produce nada interesante, finalmente, pero aún más importante se refleja en la despersonalización, en la cual la afectación de las relaciones sociales sobre todo en la atención a clientes o usuarios es mas marcada, y tiende a ser distante, indiferente y poco asertiva.

La diferencia con un cuadro depresivo es que mientras éste conlleva agotamiento y falta de ilusión por la vida en general, el burnout se restringe al contexto del trabajo, sin embargo, Si no se trata a tiempo, puede afectar todos los ámbitos de la salud física, mental y social.

¿Cuál sería entonces el papel de las empresas para prevenir este síndrome?

Deben reconocerse y evaluarse las condiciones de trabajo, características en que se organiza el trabajo, los estilos de mando y liderazgo, el nivel en que se permite al trabajador tomar decisiones y el nivel de autonomía y control que se le da , los horarios o jornadas laborales poco flexibles o formas inconsistentes de premiar o castigar el esfuerzo, Es prioritario entender que El síndrome de Burnout no solo afecta al trabajador, también afecta y en gran medida a la empresa por la calidad de servicio que se presta. De allí la necesidad de apuntar a tener entornos de trabajo saludable, donde se ayude y proteja al colaborador, en el corto, mediano y largo plazo, ya que el reconocimiento y los efectos de burnout son graduales con mayor gravedad en la medida en que no se interviene a tiempo.

Contactanos

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.